Saltar al contenido
bulldog frances.online

Parásitos intestinales en perros

Los parásitos son una causa común e importante de enfermedad en los perros. Aunque la mayoría de personas conoce los parásitos externos como pulgas o garrapatas, muchos no se dan cuenta de que los parásitos intestinales también pueden causar problemas de salud significativos.

Parasitos intestinales en perros
Parasitos intestinales en perros

¿Qué son los parásitos intestinales?

Los parásitos intestinales son gusanos que viven dentro del intestino del animal huésped.

Algunos de estos parásitos son zoonóticos, lo que significa que pueden ser transmitidos de animales a humanos.

A continuación, se enumeran cinco de los parásitos gastrointestinales más comunes en perros:

Gusanos de gancho

Los anquilostomas son gusanos pequeños y delgados que se adhieren a la pared del intestino delgado y chupan la sangre de un animal.

Son mucho más comunes en perros que en gatos. Los perros pueden contraer anquilostomas de varias maneras: en el útero, a partir de la leche materna, del contacto con heces contaminadas con anquilostomas o de la ingestión de huevos de anquilostomas.

Los signos de infección por anquilostomas incluyen anemia (que se manifiesta por cansancio, reticencia al ejercicio, pérdida de apetito o encías pálidas), diarrea, pérdida de peso, debilidad y sangre en las heces.

La anquilostomiasis es más mortal en cachorros y perros jóvenes, pero la infestación crónica por anquilostomas también es muy común en perros mayores.

Los anquilostomas también pueden migrar a los pulmones, causando fiebre, tos y síntomas similares a los de la neumonía.

Los seres humanos pueden contraer anquilostomas a través de la exposición (con los pies o las manos descalzos) a las heces o al suelo donde hay larvas infecciosas de anquilostoma.

Los anquilostomas pueden causar una reacción cutánea en las personas, pero rara vez migran más allá de la piel.

Lombrices redondas

Este tipo de lombrices, contaminan el intestino del perro; de hecho, la mayoría de los cachorros nacen con larvas de gusanos redondos ya en su sistema digestivo.

El parásito también puede transferirse a través de la leche materna y por contacto con heces infectadas.

lombrices redondas
lombrices redondas

Las lombrices redondas se pueden ver a simple vista en el vómito o en las heces de las mascotas, y las infestaciones activas de lombrices redondas a menudo le dan a su mascota una apariencia de barriga de maceta.

Otros síntomas incluyen diarrea y crecimiento deficiente en animales jóvenes.

Al igual que los anquilostomas, las ascárides se transmiten a los seres humanos a través del contacto de la piel con heces o tierra infectadas.

Sin embargo, las lombrices pueden migrar más allá de la piel en los seres humanos, causando daño al hígado, los ojos y el sistema nervioso central.

Gusanos Tricocéfalos.

Al igual que los anquilostomas, los tricocéfalos son más comunes en los perros que en los gatos.

Se hospedan en el intestino grueso de la mascota, y ponen menos huevos que otros tipos de parásitos intestinales, por lo que pueden ser más difíciles de detectar a partir de una muestra de heces.

gusano tricocefalos
gusano tricocefalos

Los perros infectados con tricocéfalo a menudo no muestran síntomas; sin embargo, los animales con infestaciones graves sufren de pérdida de peso crónica, diarrea y heces con recubrimiento mucoso.

Los tricocéfalos son extremadamente comunes en perros de refugio o perros confinados en perreras. La buena noticia es que el riesgo de contraer lombrices de su perro  es muy limitado.

Gusanos de cinta

Las tenias se transfieren por la vía fecal-oral; los animales suelen contraer tenias por la ingestión de pulgas infestadas de huevos de tenias.

Las tenias pueden crecer hasta seis pulgadas en los intestinos del animal.

Los síntomas de la infestación de tenia suelen ser bastante evidente. Lo podemos ver cerca del ano de nuestro perro o en las heces.

Otra manera de darnos cuenta de la infestacion de gusanos es por que nuestro perro arrastra el culo por el suelo, incluso intentando morderse o chuparse el culo.

gusano de cinta
gusano de cinta

Giardiasis (Giardia)

La Giardia se diferencia del resto de los parásitos de esta lista en que no es un gusano, sino un protozoo unicelular.

La forma activa del parásito vive en el intestino; la forma inactiva está encapsulada en una cáscara dura (quistes) y puede vivir fuera del huésped.

Los animales contraen la Giardia al ingerir estos quistes. La sintomatología, puede ser,  vómitos, heces con textura grasosa, o con mal olor y diarrea.

Los perros adolescentes, los que viven en áreas cerradas como refugios y perreras, y los animales bajo estrés son más vulnerables a la infección.

giardia
giardia

¿Cómo se contagian los perros de parásitos intestinales?

Los perros pueden contraer parásitos intestinales por diferentes vías. Los parásitos suelen transmitirse cuando un animal ingiere inadvertidamente huevos o esporas de un parásito en suelo, agua, heces o alimentos contaminados.

Las tenias, pueden contagiar cuando un perro come una pulga infectada. Por otro lado, los cachorros suelen contraer parásitos intestinales de su madre. La transmisión puede ocurrir en el útero o por la lactancia.

¿Por qué debería importarte?

Los parásitos intestinales pueden causar desnutrición, pérdida de peso, vómitos, diarrea y anemia. Además de enfermar a nuestras mascotas, muchos de estos parásitos pueden afectar a las personas.

El 20% de los perros pasan huevos de toxocara en sus heces. Toxocara puede causar daño en los ojos y si no se trata,  puede causar pérdida de la visión, especialmente en los niños.

¿Cuáles son los síntomas de los parásitos intestinales?

Los parásitos externos, como las pulgas y las garrapatas, son fáciles de detectar, no así los parásitos intestinales, ya que rara vez se ven porque viven dentro del tracto intestinal de su perro.

Tienen huevos microscópicos,  o esporas en las heces, las cuales que son demasiado pequeñas para ser vistas a simple vista.

Las tenias son singulares,  son muy parecidas a las semillas de sésamo o a los granos de arroz y se ven típicamente en las heces de su mascota o alrededor de su recto.

Las lombrices redondas son otra excepción ya que ocasionalmente se pueden ver en el vómito o en las heces de su mascota. Sin embargo, los parásitos intestinales son difíciles de detectar y no debe confiar en verlos antes de llevar a su perro al veterinario.

Además de ser difíciles de detectar, muchos perros infectados con parásitos intestinales son asintomáticos.

Incluso los perros sintomáticos pueden pasar desapercibidos porque sus síntomas pueden ser inespecíficos. Los signos y síntomas más comunes de los parásitos intestinales son:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Un abdomen distendido
  • Pérdida de peso
  • Tos ocasional

Su veterinario examinará a su perro y realizará pruebas fecales. Un examen fecal le permite a su veterinario diagnosticar parásitos intestinales buscando huevos microscópicos o esporas en las heces de su mascota.

¿Cómo se puede prevenir los parásitos intestinales?

Aunque la idea de que su perro pueda tener parásitos intestinales puede provocarle escalofríos, los parásitos intestinales son tratables e incluso más fáciles de prevenir.

De hecho, muchas personas ya están protegiendo a sus mascotas y familiares de los parásitos intestinales y ni siquiera lo saben.

Es importante saber que la mayoría de los medicamentos contra los gusanos del corazón también contienen un antiparasitario amplio que protege a sus mascotas no sólo de la enfermedad de los gusanos del corazón sino también de muchos parásitos intestinales.

Si su perro no está ya en tratamiento preventivo mensual contra los parásitos, llévelo a su veterinario para discutir cómo puede proteger a sus mascotas y a su familia de los parásitos intestinales.

Los parásitos intestinales se pueden tratar,  la mejor manera de proteger a su perro contra los parásitos, es mantenerlos en medidas preventivas contra los parásitos y hacer que les revisen las heces al menos una vez al año.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario, ya que son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.